Actualmente, la Región cuenta con tres importantes escenarios dispuestos para recibir el evento internacional que se desarrollará en el país. Alternativa que cobra fuerza para una organización que deberá enfrentar los efectos de la recesión

Durante la semana pasada y con el marco de la pandemia por covid-19 de fondo, se realizó la reunión del directorio de la Corporación Santiago 2023, manteniendo, así, los tiempos planificados en el proceso rumbo a los próximos Juegos Panamericanos en nuestro país.

Tras ella, el concepto común que empieza a utilizarse es austeridad, planificar de la mejor manera para que el evento sea un éxito con el mínimo de recursos posible, considerando que seguramente en tres años más los efectos de la recesión económica estarán en pleno vigor.

Ante este panorama, empiezan a levantarse voces para descentralizar el certamen deportivo, dándole opción a otras regiones que tienen mejores condiciones para albergar alguna de las 35 disciplinas confirmadas por Panam Sports.

Laja se candidatea

Mirar a regiones a la hora de la planificación de los Juegos Panamericanos de 2023, no sólo supondría un paso gigante en la tarea de distribuir mejor la “torta”, sino que también una alternativa válida para el Estado, si lo que pretende es ser moderado a la hora de invertir en el certamen internacional.

Lo anterior, porque contaría con infraestructura lista y dispuesta para su utilización, bajando así los costos de organización en un evento que tiene un largo trecho por delante en la construcción de recintos. Es lo que ocurre con Bío Bío, que tiene a lo menos tres importantes escenarios para recibir el torneo.

Uno de ellos es la laguna La Señoraza de Laja, que se candidatea seriamente para ser anfitriona de la competencia de canotaje. Mil 700 metros de extensión y condiciones únicas para la práctica de la especialidad son carta de presentación de una comuna que, a juicio de su alcalde Vladimir Fica, amerita una oportunidad.

“Hace mucho tiempo que venimos planteando esto a distintas autoridades. Laja cuenta con un equipo importante de canotaje, tiene una escuela con muchos dividendos en términos deportivos, tanto a nivel nacional como internacional, contamos con una casa de botes, tenemos una laguna privilegiada desde el punto de vista climático, de emplazamiento y temperaturas, es el mejor espejo de agua hoy en el país (…). Creemos que sería genial descentralizar estos Panamericanos, porque Santiago no es Chile y porque merecemos tener un evento de estas características, somos una comuna pequeña, pero con tremendo potencial en canotaje”, expresa.

Y añade, “le hemos dado profesionalismo a este deporte, lo hicimos competitivo cambiándole la vida a muchos niños y jóvenes que han pasado por acá. De hecho, hay tres profesores que se ocupan de nuestro semillero, compuesto por niños de pre básica a básica y parte de la enseñanza media, son jóvenes nuestros, que estudiaron educación física y que fueron todos ex competidores de la escuela y que hoy están contratados por el municipio, gente que lleva en la sangre el canotaje. Tenemos un equipo multidisciplinario, donde hay paramédico, kinesiólogo y masoterapeuta, todo un equipo de profesionales abocados a los chicos, no sólo desde el punto de vista competitivo, sino que de todas sus necesidades”.

En cuanto a la capacidad para recibir a tan numerosa delegación, el jefe comunal sostiene que no revestiría inconveniente. “En Lima 2019, los canoístas debían desplazarse 80, 90 kilómetros para competir. Nosotros estamos a 20 minutos de Los Ángeles, que cuenta con hotelería y todo lo necesario para que las delegaciones pernocten, también está Concepción a una hora. Si esto fuera fútbol, nadie cuenta con una cancha como la que tenemos nosotros, una laguna espectacular que es lo más importante”.

Además de lo deportivo, con su imponente laguna, desde el punto de vista económico, Laja sería una elección acertada a juicio del alcalde Fica, quien compromete un relevante aporte en caso de tomar fuerza la idea. “Si esto se concreta en el plazo establecido, compraríamos la pista olímpica exigida para este tipo de competencias, la que ya tenemos cotizada. Como municipio estamos dispuestos a hacer esa inversión, con lo que seríamos la primera comuna en contar con ella y con recursos nuestros”, sentencia.

Promesa que ve con muy buenos ojos el entrenador cubano del polo de desarrollo de Laja, Rolando Rill. “Sería divino, Laja tiene todas las condiciones para hacer los Juegos Panamericanos aquí, sólo hace falta una caseta de jueces que no sale cara y la pista, que debe tener nueve carrileras de un ancho de 12 metros con partidores automáticos y mil metros de largo”, clarifica.

El técnico de la campeona panamericana, María José Mailliard, se la juega 100 por ciento por una laguna que asegura no tiene igual en Chile. “Tiene una posición geográfica propicia, puede haber viento, pero nunca hace ola, porque está rodeada de cerros, es decir, posee una quietud extraordinaria. Le haría bien al deporte, porque, además, su ubicación permite que vayan miles de espectadores a la competencia, a diferencia de Curauma, donde es difícil llegar y no se puede ver la carrera en ningún lugar. Laja tiene un camino a lo largo de toda la laguna, lo que internacionalmente se usa para que los entrenadores sigan a sus deportistas en bicicleta; eso no existe en Curauma. Recibir un evento así sería, además, un premio para el municipio de Laja, que debe ser el que más hace por el canotaje en este país”, concluye Rill.

Fuerte tradición remera

Otra comuna de la Región que apuesta a ser sede del evento internacional es San Pedro de la Paz, en su caso particular del remo. Una de las grandes cunas de la disciplina a nivel nacional, bajo su alero se han formado las máximas figuras del momento, como son los hermanos Abraham, Josefa Vila, Joselyn Cárcamo, Felipe Cárdenas y Marcelo Medina, sólo por nombrar a algunos.

 

Alternativa que cobra mayor fuerza, considerando la escasez hídrica por la que atraviesa el Tranque La Luz de Curauma, escogido preliminarmente como escenario de las pruebas náuticas de los Panamericanos y que literalmente se está secando. Hace unos días y en conversación con este medio, el head coach nacional de remo, Bienvenido Front, reconoció el inconveniente señalando que, de no solucionarse, habría que buscar opciones para Santiago 2023.

 

“En Valdivia podemos entrenar, pero, por su corriente, el río Calle Calle no sería autorizado para los Panamericanos. Está la Laguna Chica de San Pedro de la Paz que es muy buena, pero le faltan 250 metros, se tendría que competir sobre 1.700 metros para que la aceptasen. Pero ojo, que para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 2028 harán una pista de 1.500 metros, así es que si al final se hacen en San Pedro con 1.500, bueno se harán entonces”, sostuvo en ese momento Front.

 

Siguiendo esa línea, el alcalde Audito Retamal es claro al momento de postular a su comuna. “San Pedro de la Paz reúne todos los requisitos para ser escenario de la competencia, contamos con la Laguna Chica y con la Laguna Grande, que tienen las condiciones naturales para recibir a estos deportistas. Creemos que no sólo puede, sino que merece ser sede, consideremos que la base de la Selección Chilena de Remo está compuesta por sampedrinos y sampedrinas, que comenzaron a remar justamente en estas aguas”, parte diciendo.

 

Según Retamal, están abiertos a analizar las necesidades que se requieren para efectuar el certamen. “Sin duda que existen elementos que tenemos que mejorar para recibir una competencia de este nivel, pero para eso estamos dispuestos a conversar y, lo más importante, a trabajar en conjunto con el Gobierno para ese objetivo. San Pedro de la Paz ha demostrado capacidad para organizar eventos deportivos internacionales, sólo quiero mencionar la triatlón Cruzando el Bío Bío, que ya hemos realizado por varios años. Entonces, creo que tenemos la capacidad, las condiciones y lo más importante, las ganas”, puntualizó el alcalde sampedrino.

 

Apuntando a Coronel

Lejos del agua, más bien, mirando al cielo, una tercera disciplina, que espera su oportunidad en los Juegos Panamericanos de 2023, es el tiro, que tiene su principal escenario del país enclavado en plena Región del Bío Bío.

 

El Estadio Italiano de Concepción exhibe la única cancha de nivel internacional, que fue testigo del mayor evento de la especialidad realizado en Chile con la Copa Mundial de Escopeta de 2011. Hito que para el campeón nacional, Gianluca Dapelo, es determinante a la hora de inclinar la balanza.

 

“Sin lugar a dudas, cuenta con la infraestructura más que necesaria para albergar el evento. Logísticamente contamos con el aeropuerto de Concepción que, si no me equivoco, está realizando viajes internacionales. La capacidad hotelera de Concepción es ideal, pensando en la cantidad de gente que albergamos para el World Rally Cup (…). Creo que es un desafío digno de considerar para poder ayudar a Santiago 2023 y ofrecer lo mejor de nosotros como país”, enfatiza el deportista.

 

Una idea que seduce entre la dirigencia local, encabezada por el presidente del Estadio Italiano de Concepción, Eugenio Garbarino. “Como instalaciones y escenario en Chile no hay nada parecido a lo que nosotros tenemos. Santiago debe construir una cancha completa y dado la recesión económica podría ser un ahorro hacerlo acá en Concepción, donde con un toque cosmético podríamos recibir sin problemas el evento”, comenta el también vicepresidente de la federación chilena.

 

Garbarino detalla las características del recinto. “Este es el único club en Chile que tiene tres canchas de skeet y tres canchas de fosa o trap olímpico, escenario acreditado por la Issf (Federación Internacional de Tiro al Vuelo), luego de la Copa del Mundo de 2011, donde se batieron tres récords mundiales, uno de los cuales (doble trap) sigue vigente, y se entregaron 10 cupos para los Juegos Olímpicos de Londres. Son instalaciones probadas, donde también se han hecho varios sudamericanos. Obviamente, habría que hacerle las adecuaciones y actualizaciones correspondientes para un Panamericano, según los estándares que establezca la comisión y la Issf ”, manifiesta.

 

El dirigente asegura que están todos los requerimientos para traer la prueba. “A la copa del mundo de 2011 llegaron 400 tiradores pertenecientes a 52 países, incluyendo Chile, hablo de más de 800 personas en torno al evento. Mientras que en los Panamericanos serían cerca de 50 tiradores porque tiene cupos limitados, con dos competidores por modalidad (skeet y foso) en hombres y mujeres. Después de haber organizado un Mundial con éxito, hacer unos Panamericanos no reviste problema alguno, pero las autoridades deben definir”, finaliza.

/(DIARIOCONCEPCION.CL)